<

Tivoli

Una guía para visitar Tívoli, desde las iglesias hasta las plazas, desde los palacios hasta los edificios históricos como Villa Adriana.


En las orillas del río Aniene, donde hay las pintorescas cascadas, surge en las laderas de los Montes Tibutini Tívoli. Los orígenes de Tívoli son muy antiguos y comparece ya en la Eneida de Virgilio con el título de Tibur Superbum (Eneide, Lib. VII) entalladura en el estema de la ciudad.

 

Hoy en día es una de las destinaciones turísticas más visitadas en el Lacio, gracias a las famosas villas y a los grandes complejos arquitectónicos. El casco antiguo de la ciudad vieja es muy interesante, porque tiene una estructura típica de la arquitectura medieval, con sus calles estrechas y sus antiguas tiendas. Visitando Tívoli es posible ver unas de las villas históricas más hermosas del Lacio entre las cuales hay Villa Adriana y el parque de Villa Gregoriana caracterizado por una maravillosa cascada.

 

HISTORIA DE TÍVOLI


Las primeras colonias en el territorio de Tívoli aparecieron desde hace muchos siglos, como por las ruinas del Santuario de Hércules (que pertenecen al segundo siglo). En el primero siglo d.C. Tívoli se convirtió en la sede de las grandes ruinas de los romanes, entre las cuales hay las ruinas de Horacio, las ruinas de Casio y las ruinas de Adrián. Durante la Eda Media Tívoli fue una ciudad contendida entre los barones Subiaco y las familias Colonna y Orsini en lucha entre ellas para las propiedades en el territorio de los Castelli Romani. Durante los años después la ciudad se convertió en un municipio autónomo bajo la supervisión de Enrico IV y después por Federico Barbarroja que regaló a la ciudad el estema con el águila.

 


Después de este periodo muy estable la ciudad vivió un periodo de luchas y de sangre entre la familia Orsini y la familia Colonna. A finales del siglo XV la población de Tívoli disminuyó hasta las 2000 personas, no obstante en el siglo XVI gracias a las intervenciones Curia romana que creó un consejo de gobernantes para establecer el orden en la ciudad mejoró la situación de la ciudad. Entre las personalidades de la Curia se encuentran unos nombres famosos como por ejemplo los miembros de las familias Colonna, D’Este, Carafa, Farnese, Barberini y Chigi.

 


A finales del siglo XVIII el 16 de noviembre de 1826 la ciudad atravesó un evento muy catastrófico; de hecho después de una inundación desbordó el río Aniene que destruyo muchísimas casa y no obstante todas estas dificultades la población de Tívoli permanecía aproximadamente de más de 6000 personas. En el 1863 Pio IX, el último Papa-Rey, ordenó la construcción de las Acque Albule, hoy en día conocidas como las termas de Roma, las fuentes de azufre ya utilizadas en pasado para sus propiedades curativas. Durante la Segunda Guerra Mundial Tívoli fue bombardeada por los anglo-americanos, que querían cortar las ferrovías entre Roma y el Adriático.

 

SITIOS IMPERDIBLES EN TÍVOLI

 

Iglesia de Santa María la Mayor: fue construida por el Papa Simplicio que regaló a la iglesia una imagen de la Virgen. En la entrada de la iglesia hay un enorme portón de estilo gótico construido por el escultor Ángel da Tívoli. En la parte izquierda de la iglesia de Santa María la Mayor hay un campanario, mientras que en el interior se conservan unas obras importantes del arquitecto Galvani, un atar y una imagen de la Virgen delle Grazie de Jacopo Torriti.

 

Iglesia de San Silvestro: fue construida aproximadamente en el siglo XII. La iglesia está formada por una planta románica de tres naves con dos filas de columnas de mármol. En el interior de la iglesia es posible admirar los frescos de la segunda mitad del siglo XII que decoran el arco triunfal y el ábside, que representan la leyenda del emperador Constantino y de San Silvestre.

 

Anfiteatro Romano: el edificio de grande dimensión fue descubierto aproximadamente en el 1950 y fue inmediatamente restaurado. En la antigüedad en el interior del anfiteatro combatían los gladiadores y los animales feroces y se organizaban unos juegos de caza (venatio). La estructura se extiende en una arena central de 60 x 40 metros.

 

Villa d’Este: fue construida en el 1550 por el cardenal Ippolito d’Este, hijo de Lucrezia Borgia y de Alfonso d’Este por voluntad de Pirro Ligorio. Entre las características fundamentales de la villa hay las fuentes, que toman el agua por el río Aniene. Hoy en día el patio del claustro del monasterio de los Benedettini está incluido en el edificio monumental de la villa.

 

Villa Adriana: la antigua residencia del emperador Adriano, la villa es uno de los edificios romanos más famosos y visitados de la ciudad de Roma y de sus alrededores. ¡Te aconsejamos visitar la villa, porque para los amantes del arte, de la historia y de la cultura de Roma es una experiencia única!

 

Catedral de San Lorenzo: fue construida en el siglo V encima de las ruinas del Foro Romano. Fue completada en el 1635 por el cardenal Giulio Roma en estilo barroco. La iglesia está compuesta por una nave central y unas capillas laterales. Entre las obras más importantes que están conservadas en la catedral hay el decimotercero grupo de la Deposición, obra maestra de madera típica de la escultura del medievo. Es posible también admirar el Tríptico del Salvador, una tabla del siglo XII.

 

 

CÓMO LLEGAR A TÍVOLI

 

En Tren:

Estación Roma Termini: coger la metropolitana línea B dirección Rebibbia hasta la parada “Ponte Mammolo”, que es también el final de línea del servicio de autobuses interurbano CO.TRA.L. Roma-Tívoli.
En Coche:
Autopista A1: desde Norte a la altura de Fiano Romano o desde Sur a la altura de S.Cesareo, seguir las indicaciones para la autopista A24 y salir a la casilla “Tívoli”, dirección Tívoli centro. Desde Este o desde Roma via autopista 24 salida casilla Tívoli y seguir las indicaciones por Tívoli centro.


 

Consejos


¡No hay consejos! ¡Entra y escribes tú el primero!

Consejos desde los social network