Home > Sobre Roma > Arte-en-roma > Barocco en Roma

<

Barocco en Roma

El Barroco en Roma: las iglesias, los palacios y las plazas de estilo Barroco. Guías y curiosidades para todos los amantes del arte y de la arquitectura Romana.


Barroco es un término utilizado para un estilo que se ha desarrollado en Italia y en Europa aproximadamente en el siglo XVII. Alrededor del significado original del término hay diferentes hipótesis: en francés el término barroco aparece ya en el diccionario de la Académie (1694) e indica un tipo de perla de forma irregular, no esférica. Un siglo después, en el Dictionnaire de Trevoux (1771) el término aparece con el significado de "irregular", "raro". En la pintura por ejemplo el estilo barroco se diferencia para las formas irregulares y las proporciones totalmente alteradas.

 

El Barroco en Roma se desarrolló durante los años treinta del siglo XVII y llegó a ser rápidamente el estilo favorido por la Iglesia Católica y por las monarquías, que querían realizar iglesias, monasterios y palacios lujosos de estilo barroco. El estilo barroco aparece por primera vez después del fin del Manierismo desde el que hereda unas técnicas que después se utilizarán también desde el Barroco hasta el Neoclasicismo.

 

El estilo barroco es al mismo tiempo simple y lleno de efectos. Las características fundamentales de la arquitectura barroca son las líneas curvas y sinuosas por ejemplo las elipsis y las espirales que se cruzan entre ellas de manera que llegan a ser casi indescifrables. Entre los aspectos característicos del barroco está sin dudas la decoración que junto a la puntura, la escultura y al empleo de los mastiques dio vida a los monumentos y a unas obras únicas y sugestivas. El arte Barroco en Roma empezó gracias a unas tendencias y al heroísmo esencial de Aníbal Carracci y de su círculo llegando a ser fuente de inspiración de artistas como por ejemplo Correggio, Caravaggio, Federico Barocci y bajos unas perspectivas también Michel Ángel Buonarroti. Los artistas más importantes renovaron en Roma el casco de la ciudad. El primer promotor del nuevo estilo artístico fue papa Urbano VIII que quería renovar la ciudad dándole un toque de alto prestigio. En el 1585 Papa Sixto V empezó los trabajos para la transformación urbana de Roma y encargó a Doménico Fontana el trabajo de enlazar los edificios religiosos más importantes de la ciudad a través de las principales calles. Los sitios más importantes de la ciudad como las plazas, las calles y los monumentos históricos fueron enriquecidos con cúpulas y antiguos obeliscos según el estilo barroco.

 

 

IGLESIAS Y MONUMENTOS DE ESTILO BARROCO
Las plazas Romanas fueron las primeras tuvieron la influencia del estilo barroco y fue aquí donde los artistas empezaron sus primeros cambios. La plaza barroca se convierte en un instrumento de ideología política o de exaltación religiosa, como por ejemplo en los Place-Royale franceses o en Plaza San Pedro en Roma. Entre las iglesias barrocas en Roma está la Iglesia del Jesús construida por el arquitecto Vignola. Muchas iglesias siguieron este modelo de planta central o alargada, ambas caracterizadas por un ase longitudinal. En la edilicia barroca generalmente hay dos tipos de edificios: el palacio de ciudad y la casa de campaña. Para la arquitectura civil la mayoría de los palacios pertenecen al estilo Renacentista. El primero desarrollo de la arquitectura es el Palacio Barberini uno de los primeros palacios de estilo Barroco realizados con una planta en forma de H y un grande atrio que se estrecha hasta la entrada de la corte. La afirmación del estilo barroco en Roma se ve también en las obras de Giacomo Della Porta (1533-1602) que ideó la fachada de la Iglesia del Jesús en las últimas décadas del siglo XVI. Para la restauración de la fachada fue encargado el arquitecto Maderno que obtuvo también el encargo de extender el brazo de la Basílica de San Pedro para que la iglesia fuese más acogedora para un número mayor de creyentes.

 

Gracias a Gian Lorenzo Bernini, Francesco Borromini y Pietro da Cortona hay un nuevo acercamiento que basado sobre la transformación de las formas más que el utilizo de los elementos decorativos. En el famoso “Baldaquino” de Bernini situado en el interior de la Basílica de San Pedro, las columnas a forma de espiral son un ejemplo de arte barroca. Unas décadas más tardes, desde el 1658 el mismo arquitecto construirá la más pequeña de Sant'Andrea al Quirinale, caracterizada por particular forma oval y por muchas capillas obtenidas en la pared perimetral. En la iglesia de San Carlo alle Quattro Fontane, Borromini maximiza el brillo de los espacios creados dentro del perímetro del edificio. Otra iglesia de estilo barroco en Roma es la iglesia de Sant’Ivo alla Sapienza restaurada por Borromini que modificó también la Basílica de San Juan de Letrán añadiendo las columnas de las nave en grandes pilares. Entre las iglesias barrocas realizadas en longitudinal hay la iglesia de Sant'Andrea della Valle empezada por el arquitecto Della Porta en el 1591 y acabada por Carlo Maderno. La instalación está caracterizada por capillas laterales y la nave está dividida por pilastras que juntos a la cúpula dan un perspectiva vertical.

 

Carlo Rainaldi se dedicó a la restauración de las iglesias en Plaza del Popolo. La primera dedicada a Santa María en Montesanto se empezó en el 1662 y acabó gracias a Carlo Fontana (1638-1714) y la otra dedicada a Santa María de los Milagros fue terminada por Bernini gracias también a la colaboración de Fontana. Las dos iglesias simétricas al tridente que está formado por Via del Corso, Via di Ripetta y Via del Babuino parecen iguales, pero en realidad están diferenciadas por las plantas. En el 1643 Gian Lorenzo Bernini realizó la Fontana del Tritone situada en Plaza Barberini. El proyecto de Palazzo Montecitorio que empezó en el 1650 y que fue acabada por Carlo Fontana es de Bernini. La fachada mantuvo esencialmente el proyecto original, convexo y con unos ladrillos de piedra rustica.

 

Plaza Navona es sin dudas un ejemplo muy significativo del estilo barroco en Roma que fue construida sobre las ruinas del antiguo estadio deseado por el emperador Domiciano. En el centro de la plaza está la maravillosa Fuente de los Cuatro Ríos (el Nilo, el Ganges, el Danubio y el Río de la Plata). Otro ejemplo de plaza de estilo barroco es Plaza San Pedro un proyecto dirigido por Gian Lorenzo Bernini entre el 1657 y el 1667. El espacio está dividido por una plaza oval con dos brazos oblicuos en los márgenes que forman un trapezoidal. La plaza está rodeada por unas imponentes columnas repartidas en diferentes filas. El proyecto inicial preveía también la construcción de un tercero brazo que nunca ha sido realizado.

Consejos


¡No hay consejos! ¡Entra y escribes tú el primero!

Consejos desde los social network