Home > Sobre Roma > Cultura-romana > Las siete colinas de Roma

<

Las siete colinas de Roma

Las antiguas colinas Romanas donde ha sido fondada la Ciudad Eterna: historia, curiosidad y antiguos palacios.


El siete es un número muy frecuente en la cultura Romana, de hecho, se acuerda para los siete Reyes sino también para las siete colinas de Roma que, según la tradición, eran los lugares donde fue fundada la Ciudad Eterna. Los orígenes de Roma se deben a la colina Palatino donde, según la leyenda fue fundada la ciudad por Rómulo el 21 de abril de 753 a.C.

 

 

Las siete colinas de Roma se sitúan en la parte este del Tiber y durante la historia fueron un lugar muy importante para la religión, la mitología y la política de los antiguos Romanos. Durante los siglos y la consecuente expansión de Roma se habla de Vaticano y Gianicolo como colinas romanas, también las siete colinas, son famosos a través de la historiografía de Cicerone y de Plutarco y son:

 

 

AVENTINO
Es una de las siete colinas dond efue fundada Roma y se sitúa en la parte sur de la ciudad. Se dividía en "Aventino", entre el río Tiber y la valle donde surgía el Circo Máximo, y "Aventino menor”. De manera diferente del Palatino, famoso para las familias nobles patricias, el Aventino era un barrio popular donde vivía la plebe. Durante la Roma Imperial en el Aventino empezaron las costrucciones de las grandes residencias aristocráticas, entre las cuales se acuerdan  las de Trajano, Adrián y Vitellio. Además de las residencias en la colina fueron realizados muchos edificios públicos entre los cuales las Termas Decianae y las Termas de Caracala. El territorio forestal que caracterizaba el Aventino permitió que la colina llegase a ser muy importante desde una perspectiva religiosa, y llegó a ser un verdadero lugar de culto donde surgieron muchos templos, como por ejemplo el Templo de Diana y el Templo de Minerva. La colina permaneció un lugar muy religioso hasta la Edad Media, periodo durante el cual, en correspondencia de los antiguos templos romanos surgieron las antiguas iglesias romanas de Santa Sabina all’Aventino, San Saba y Santa Maria del Priorato que se pueden admirar en la colina romana.

 

CAMPIDOGLIO
Conocido también como Monte Capitolino (Mons Capitolinus) es una de las siete colinas donde fue fundada la  ciudad entre el río Tiber y el Foro Romano. En el Campidoglio surgían importantes templos y lugares de culto como por ejemplo el Templo de Giunone, el Templo de Veiove, el Templo de Júpiter, desde el cual debe su nombre la colina, el Templo de Martes Ultore y el Templo dedicado a la Concordia. La estructura arquitectónica del Campidoglio durante los siglos sufrió muchos cambios, el primero fue la construcción de un cinturón mural para incrementar las defensas después del ataque de los Gallos en el 390 a.C. Desde estos muros se situaban muchas puertas, una de las cuales enlazaba el Campidoglio con el Foro Romano. Durante la Edad Media fue reorganizado: fue planteada otra vez la Plaza del Campidoglio con el proyecto de Migue Ángel  y fueron realizados el Palazzo Nuovo y el Palazzo dei Conservatori que actualmente alojan los i Museos Capitolinos.

 

PALATINO
La colina Palatino, cuyo nombre deriva de Pale, dios de los pastores, es una de las siete colinas más antiguas de Roma y se sitúa entre el Foro Romano y el Circo Máximo. Según la leyenda aquí se fundó Roma y desde aquí durante la Roma Imperial y los grandes emperadores como Augusto, Tiberio y Domiciano quisieron que se construyeran los palacios. Durante el periodo de la República Romana el Palatino llegó a ser la sede de diferentes cultos celebrados en el Templo de la Magna Mater y en los templos Apollo y Vesta. Actualmente la colina Palatino es un área arqueológica muy importante de Roma y se puede visitar todos los días.

 

CELIO
El Celio o Mons Caelius es la colina de Roma que confina con el Esquilino, el Palatino y el Aventino y cuyo punto más elevado se sitúa cerca del Coliseo. Desde las excavaciones arqueológicas se sabe que en la colina se construyeron en la antigüedad muchos núcleos de las viviendas, entre los cuales las prestigiosas domus romane, los templos y las basílicas. En la parte extraurbana surgían los cuarteles militares, entre los cuales aquello edificado por Séptimo Severo que surgía en parte sobre la Basílica de San Juan de Letrán. Después de la destrucción de muchos edificios del Celio por Alarico, en la colina surgieron muchos centros religiosos entre los cuales  la iglesia de Santa María en Domnica y la Basílica de Santo Stefano Rotondo.

 

ESQUILINO
La colina Esquilino fue anexa a la ciudad de Roma por voluntad de Servio Tullio y los primeros restos son del siglo VIII a.C., periodo durante el cual es posible datar los restos de una antigua necrópolis del territorio. Es una de las colinas más amplias de Roma y está caracterizada por dos barrios principales, el Barrio Esquilino y el Barrio Monti, dividido por Via Merulana. La antigua calle Romana que enlaza la Basílica de San Juan de Letrán y la Basílica de Santa María la Mayor, dos de las cuatro basílicas papales de Roma.

 

QUIRINALE
El Quirinale o Collis Quirinalis es una de las siete colinas donde fue fundada Roma y en principio era parte de un grupo de colinas desaparecidas. La leyenda cuenta que en el Quirinale se situaba una aldea de Sabini que construyeron un altar de para su dios, Quirino, desde el cual la colina debe su nombre. En el territorio hay diferentes templos y otros lugares de culto entre los cuales el Templo de Martes y el Santuario de Flora. Desde la Edad Media encima del Quirinale se constuyeron palacios e iglesias entre las cuales la Torre delle Milizie, el Convento dei Santi Pietro e Domenico, la Iglesia de San Andres al Quirinal, palnteada por Gian Lorenzo Bernini, la iglesia de San Carlo alle Quattro Fontane del Borromini , la Iglesia de San Silvestro al Quirinale y el Palazzo della Consulta. En la colina romana en el 1730 se realizó el Palazzo del Quirinale que desde el 1948 es la residencia oficial del Presidente de la República.

 

VIMINALE
El Viminale, actualmente forma parte del Rione Monti, es la colina más pequeña de las siete colinas de Roma y debe su nombre a las plantas de mimbre. También esta colina, como el Quirinale, fue anexo a la ciudad por Servio Tullio. Durante el reino de Diocleciano en la colina fueron construidadas las grandes termas romanas sobre las cuales Miguel Ángel, en el 1561, realizó la Basílica de Santa María de los Ángeles. Además de la basílica en la zona del Viminale actualmente se pueden admirar edificios entre los cuales el Teatro dell’Opera, Plaza della Repubblica y el Palazzo del Viminale, sede del Ministerio del Interior.

Consejos


¡No hay consejos! ¡Entra y escribes tú el primero!

Consejos desde los social network