Home > Sobre Roma > Historia > Roma Imperial

<

Roma Imperial

La edad de la Roma Imperial y las grandes dinastías de la historia, desde Octaviano Augusto hasta Cómodo, un viaje para conocer las empresas de los grandes emperadores romanos.


La batalla de Anzio el 31 a.C. señaló el fin de la República Romana. Octaviano Augusto después de derrotar Marco Antonio y después de unos años de guerra civil quería reconquistar Roma. El periodo después de la República Romana es la roma Imperial, un periodo muy largo durante el cual el gobierno de las ciudades entró en las manos de las dinastías imperiales. El primero emperador romano fue Octaviano Augusto que, junto a Tiberio, Calígula, Claudio y Nerón, hacía parte de la dinastía Julio-Claudia, que gobernó en Roma hasta el 68 d.C.

 


Gracias a los nuevos poderes que le dio el Senado, entre los cuales el título de “Augusto”, en el 27 a.C.  Octaviano empezó a gobernar el imperio Romano: se ocupó de la estabilidad económica y fiscal y creó una estructura administrativa formada por caballeros y militares que desde su despedida gozaban de muchos beneficios. Dividió el territorio en provincias senatorias (gobernadas por procónsules encargados por los senadores) y provincias imperiales (gobernadas por funcionarios del emperador).

 

Augusto llegó a ser un grande promotor de eventos culturales y él mismo fue una inspiración para maestros como Horacio y Virgilio, que lo celebraron en sus obras. La muerte de Augusto fue un duro golpe para Roma, él fue uno de los emperadores más queridos de la historia porque restableció en Roma un equilibrio en la política y en la economía, y también en el arte, favoreció la creación de maravillosos monumentos y la promoción de la literatura. Con su muerte, su heredero fue el hijastro Tiberio (14-37 d.C.), que continuó el programa de Augusto, intentando garantizar la riqueza y la prosperidad de la ciudad. Después de la muerte de dos hijos, Druso y Germánico, Tiberio se retiró en la villa di Capri dejando el poder en las manos del maestro Elio Seiano. Después el emperador Tiberio descubrió un comploto contra sí mismo y condenó a muerte el mismo Seiano junto a muchos de sus amigos. Tiberio murió en Capo Miseno.

 

Su sucesor fue Tiberio Gaio, noto como Calígula, así llamado porque traía consigo la "caliga", los sandalias típicos del periodo. Calígula gobernó en Roma entre el 37 y el 41 d.C., y alrededor de su figura se crearon muchas diferentes polémicas, sobre todo en respecto a sus relaciones incestuosas con sus hermanas. Famosa y particular es la historia de los inmensos barcos que fueron construidas en el Lago de Nemi. En el 41 d.C. Calígula fue víctima de una conjura y fue asesinado por el guardia pretoriano de Cassio Cherea. Después de Calígula obtuvo el poder nieto de Tiberio Claudio Druso Nerón Germánico, conocido como Claudio (41-54 d.C.). El emperador romano se acuerda como el débil y el loco aunque reorganizó la burocracia, puso orden en la ciudadanía y restableció los papeles senatoriales. En Italia Claudio construyó el puerto invernal en Ostia, creando almacenes para conservar los cereales. El imperio de Claudio se acuerda también por el asesinado de la mujer Mesalina en consecuencia de sus traiciones. Se cree que él ha sido matado en una conjuración organizada por su segunda mujer Agripina que quería que el hijo subiera al poder.

 

La muerte de Claudio favoreció la ascensión al poder del dieciseisañero Lucio Domizio Enobarbo que, adoptado por Claudio, tomó el nombre de Tiberio Claudio Nerón, mejor conocido como Nerón (54-68 d.C.).  Probablemente es una de las figuras más emblemáticas entre los emperadores romanos. Nerón subió al poder desde muy joven y en los primeros años del imperio dejó el poder y las decisiones a la madre Agripina y a Séneca, su viejo mentor. Durante el dominio de Nerón en Roma tuvieron lugar una serie de revueltas y rebeliones en todo el imperio: en Bretaña, Armenia, Partia y Judea. La incapacidad de Nerón de administrar las rebeliones tuvo como consecuencia que el emperador fue abandonado por el Guardia Imperial. Nerón se suicidó y fue enterrado en  Plaza del Popolo y al año 69, (famoso como el año de los cuatro emperadores), fue un año de guerra civil, que se concluyó con la llegada de Vespasiano.

 

Vespasiano señaló el principio de la dinastía Flavia, una familia de emperadores de la clase mediana que dominó en Roma entre el 69 y el 96 d.C. Él (69-79) fue un general romano que consiguió grandes éxitos en guerra, pero no fue apreciado por el Senado romano a diferencia de sus predecesores. Vespasiano levantó Roma de los problemas financieros por los excesos de Nerón y de las guerras civiles; encargó la construcción del Coliseo e ordenó la construcción de un foro cuyo centro fue representado por el Templo de la Paz. Vespasiano murió el 23 de junio de 79 y su sucesor fue su hijo Tito (79-81 d.C.) que siguió el padre en las empresas militares. El reino de Tito fue señalado por unos trágicos acontecimientos, entre los cuales la peste de Roma y la erupción del Vesubio que destruyó Pompei y Ercolano. Él puso en orden Roma, pero murió joven, a 41 años, quizás matado por el hermano Domiciano, deseoso de tomar el poder. Bajo el reino de Domiciano (81-96 d.C.) el último emperador de la dinastía Flavia, fue completada la construcción del Coliseo. A finales de su reinado empezó la persecución de los cristianos y el año siguiente Domiciano murió, víctima de una conspiración.

 


El fin del dinastía Flavia señala el principio del período del dinastía Antonina (96-192 d.C.) nota también como el dinastía de los "emperadores adoptivos" porque la sucesión al trono no fue establecida por el regular árbol genealógico, sino por la libre adopción por el emperador actual de su sucesor. Nerva (96-98 d.C.) fue el primero emperador de la dinastía de los Antonini y ha sido muy respetado como senador. Durante su reinado, breve pero muy significativo, llevó un gran cambio: el "principio de adopción". Nerva adoptó a Trajano como su sucesor. Durante el reino de Trajano (98-117), Roma alcanzó su máxima extensión de conquistas territoriales conquistando la Armenia, la Mesopotamia y la Asiria. Trajano se dedicó también a la construcción de obras públicas muy importantes, por ejemplo las Termas de Trajano. Fueron construidos también un arco de triunfo, la basílica Ulpia y la Columna Trajana.

 

 

Después de Trajano hay Adriano (117-138) y este fue un período de paz por la ciudad de Roma. Adriano fue el promotor de muchas iniciativas políticas y culturales, viajó mucho en los territorios conquistados por el imperio y reformó el servicio civil. Su obra más importante fue el gran Mausoleo de Adriano, famoso como Castillo Sant'Angelo. Antonino Pio (138-161), fundador de la dinastía de los Antonini, continuó la política pacífica de su predecesor, ganando el título de Pio. A su muerte su sucesor fue Marco Aurelio (161-180) que dejó la famosa estatua ecuestre, cuya copia, se sitúa en la Plaza del Campidoglio. Las primeras señales de crisis del imperio romano llegaron con la ascensión al poder de Cómodo (180-192) hijo de Marco Aurelio, que fue asesinado por sus adversarios e inició la lenta decaída del poder imperial.


 

Consejos


¡No hay consejos! ¡Entra y escribes tú el primero!

Consejos desde los social network